texto | text

11667502_847218152024289_8144890955290233381_n

 

1.

 

Tengo suerte;

he visto

gatos mirando el mar

y un gran cuadrado negro en el cielo

arriba sobre Vespucio.

 

 

 

He estado pensando en:

 

una nube con forma de jeringa,

pensando en que los hechos una vez más

se precipitaron,

 

 

y en el Internet las fotos:

 

Hombres blancos en sus casas rusas,

adolescentes que dibujan

pentagramas en la arena,

 

metralletas en ciudad gótica,

 

 

una multitud:

 

La alejaste de tí

como un gato de espalda

 

y en el patio húmedo,

se enfrentan distraídamente

los caracoles.

242279_226828164009931_6386072_o
2.
un fantasma en la tierra
 
 
 
 
La Naturaleza es templo de pilares vivientes
en donde a veces brotan palabras confusas;
en donde el hombre pasa por bosques de símbolos
que con mirada familiar le observan.

Baudelaire

Mi papá había tenido cuando chico un pollito que se llamaba Crispín. Fue la única mascota que tuvo y desde que mi abuelo lo pisó y Crispín murió ya no le gustaron más las mascotas. Por eso fue una sorpresa que nos dejara quedarnos con la Oshin, una quiltra negra chica con la cola larga y las costillas grandes. Nos daba miedo que saliera a la calle porque teníamos un vecino que se había hecho famoso en el barrio por apuñalar a dos perros que entraron en su patio.

Un día mi papá trajo un gato y dijo que yo tenía que cuidarlo pero que era de él. El gato se durmió y después mas tarde lo llevé a mostrarlo a la casa de mi amiga Paz, que tenía la pieza llena de posters de Nirvana.

Dos días después de la llegada del gatito mi abuelo vino de visita y estacionando el auto lo atropelló. Inmediatamente lo enterramos en la vereda del frente y le hicimos una pequeña ceremonia con unas flores y una cruz de palo de helado. Mi papá no quiso participar del entierro, tenía los ojos rojos y dijo que estaba con alergia y tenía que descansar. Después del entierro mi abuelo nos llevó a la plaza a jugar. Volvimos de noche todos muy cansados. Mi papá no estaba, mi mamá trabajaba en una mesita en la cocina y yo y mis hermanas nos dormimos rápidamente. Mientras dormíamos la Oshin desenterró al gato y lo llevó de vuelta al patio. Esa noche mi hermana Paulina soñó que venían muchos pollos y se comían toda la comida que había en la casa.

Durante ese verano del año 1990 al 1991 mi otra hermana Catalina encontró una codorniz muerta en el patio de la casa de una tía donde pasábamos el verano. Guardó el pájaro en una caja y lo mantuvo como su mascota por un par de días hasta que mi tía lo descubrió y lo botó a la basura. El pájaro se estaba descomponiendo. Mi hermana hizo un dibujo del pájaro y se lo regaló a mi mamá cuando volvimos a casa al final del verano. Mi mamá enmarcó el dibujo y lo puso en el living al lado de una foto de mi abuelo, que también se había muerto mientras nosotras estábamos en el campo. El funeral había sido muy lejos en una ciudad chica del sur y ni yo ni mi hermana pudimos ir.

Al frente de nosotros, en la casa donde vivíamos el resto del año en Temuco, vivía la Valentina, una vecina de nuestra edad que tenía un conejo negro con el que jugaba todo el día. El conejo pasaba tanto tiempo en brazos y siendo acariciado que su pelo se puso opaco. Valentina también tenía un pato y otro conejo blanco al que no le daba mucha atención. Su mamá dijo que los animales debían irse de la casa, había que llevarlos al campo. Algunos días después el conejo negro amaneció muerto en la plaza: un gran corte abría todo su cuerpo y dejaba ver su interior. Las tripas eran verde fosforescente y todos los niños de la cuadra fuimos a mirarlas. Después hicimos dibujos del conejo y los dejamos en las casas de los vecinos por debajo de las puertas.La mamá de la Valentina fue la encargada de recoger el conejo muerto y meterlo a una bolsa. Partimos un grupo de amigos del barrio a acompañarlas a enterrarlo en el jardín de la abuela de la Valentina. En el camino vimos a varios perros cruzándose con una sola perra. La mamá de la Valentina se puso roja pero nadie se dio cuenta porque todos los demás íbamos conversando: hace poco habíamos ido al estreno de Jurassic Park y todavía hablábamos de eso. Algunos decían con mucha convicción que en el futuro iba a pasar lo mismo que en la película.Los hombres enterraron al conejo mientras las mujeres tomaban té con queque en la cocina. Yo y mi hermana nos quedamos con los hombres. En el jardín creció una planta verde y peluda con dos cachos rojos y una cola puntiaguda.

Con mi hermana íbamos al mismo colegio que quedaba en el centro y era de unas monjas alemanas. En el terremoto del 60 el edificio del colegio se había derrumbado y muchas monjas habían quedado atrapadas así que todos en el curso y otros del colegio teníamos rayada una cruz en la puerta de la pieza para que no nos vinieran a penar. Cuando estaba en primero básico había puesto una en cada puerta de la casa pero mi mamá se había enojado con justa razón y yo tuve que borrarlas. Mi mejor amigo del curso, el Acuña, era super mentiroso y me contó que su abuela había hecho un pacto con el diablo y que por eso sus papás lo habían metido a ese colegio. La mamá del Acuña se llamaba Gladys y tenía el mismo peinado que la niñita rubia de Poltergeist.

Un año volvimos de vacaciones a enterarnos que la monja directora había quedado embarazada del inspector y ahora había una directora que no era monja. Salimos al patio todos los alumnos a reclamar. Unos del cuarto medio se pusieron los polerones en la cara como encapuchados. Otros llamaban por teléfono al 666 y decían que les había contestado la directora monja original.Una vez la Paz hizo un dibujo que no se entendía qué era. La profesora le preguntó de qué se trataba su arte y ella dijo que de la vida terrestre.

Otras veces los fines de semana íbamos con mi familia al campo. Mi papá nos llevaba en auto y escuchábamos Los Prisioneros. Un fin de semana fuimos especialmente a ver a la vaca de mi tío que iba a tener un hijo.Esa noche llegamos como a las diez y recién como a las cuatro de la mañana nació la vaca guagua, que se llaman terneros, o añojos cuando cumplen un año, erales cuando tienen más de uno, y novillos hasta que tienen tres, me dijo mi tío. También me explicó que en Chile hay muchos tipos de corte de vacuno y algunos tienen nombres que no parecen nombres de vaca: hay uno que se llama lagarto, otro que se llama pollo ganso, otro que se llama punta de ganso y otro que se llama solamente ganso. El vecino de mi tío que le ayudó con el parto me contó que una mula es una cruza entre una yegua y un burro y es un animal estéril.Mi mamá me llamó para contarme que a la Oshin la habían atropellado y le habían tenido que amputar una pierna. El invierno se acercaba y pronto el sol estaría lo más lejos que su órbita alcanza del ecuador celeste. Los animales también podían dejar un fantasma en la tierra y siempre es importante y necesario despedirse de ellos como uno se despide de cualquier otra persona terrestre.

 

 

422351_521252224567522_1937418722_n

 

3.


las pirámides

 
 
 
hay dos ojos que me miran

pero no me dicen nada

parecen los ojos de un dios egipcio

que dibuja corazones

mientras subimos la montaña

pasamos la tarde en la cima mas alta

yo dibujo pirámides

dos caballos y un lago

tu trajiste tu cuaderno de matemática

y dibujas corazones cuadrados

dices que hay gatos

que saben mas que las personas

yo pienso que tu eres como una planta de plástico

que baila y usa anteojos de sol

mientras bajamos del cerro

te cuento de algunos amigos que también dibujan pirámides

hay otros que hacen música satánica

cantan canciones de carneros bailando en el fuego

y osos con pistolas

tu me cuentas que a ti tambien te gustan las películas de viajes

y a veces tienes pesadillas con los ovnis

me muestras fotos de tu familia y tus mascotas

tu gato se llama Osiris

y sufre de leucemia felina

que es como el sida de los gatos

llegando a casa me pongo un chaleco

después me lo saco y me pongo otro

pienso en personas y animales que caminan por el desierto

y en el computador miro fotos

de pandillas en bicicletas

lo pienso y lo decido:

me iré bien lejos de aquí

el lugar que me gustaría ir es Egipto.

pienso esto y entonces me duermo

la pantalla se aleja

como una figura de agua

despierto después de un rato

sin acordarme con que soñaba

afuera en la calle hay ruido

y me acuerdo de los dinosaurios

de cuando sus cabezas se ven por arriba de la niebla

mientras comen pastos

me levanto y abro la puerta.

hay dos ojos grises que me miran.

un gato me dice: prefiero la noche

y el sol se esconde

11400976_847218125357625_4308668181972641674_n

 

4.

Imagina:

perdigones

 

entre los

cordones de seda

los ojos azules

 

espera lo mínimo:

repite mentalmente:

no es un sacrificio.

Anuncios